Mr.Mix: Cocinero infernal

"Yo soy Mr Mix"

Soy Never More y bienvenidos sean todos a esta nueva sección Creepypasta.

 

¿Alguien recuerda un viejo juego de PC de la década del 90’ llamado “Míster mix"?

 

Es principalmente un juego de mecanografía, similar a “Mario Enseña Mecanografía”, donde tienes que escribir las palabras en una caja para ser chef (el titular Mr. mix) y poner los ingredientes en un tazón.


A diferencia de la mayoría de juegos de escritura este juego es famoso por tener una curva de dificultad demencial. Tiene un requisito de “palabras por minuto”  para cada nivel, pasando de ser tan bajo como 10 en el nivel uno y un máximo de 85 en el tercero. En el nivel cinco el requisito llega a más de 500, por lo que es efectivamente imposible seguir adelante.

 

Una de las principales cosas que destacan de este juego es la música de fondo. En el primer nivel era un patrón inquietante de gruñidos que iba haciéndose cada vez más fuerte según el nivel iba avanzando, a menudo causando daños en los altavoces del ordenador que no fueron diseñados para manejar volúmenes muy altos de sonido. El segundo nivel carecía de música, y el tercero tenía lo que parecía ser una grabación de muy baja calidad de un secador de pelo. Los otros dos niveles tenían un muy fuerte y agudo zumbido en todo el nivel que causó graves daños en el tímpano para los que lograron llegar tan lejos.

 

Como bien sabrán, el juego se basaba en que se tenía que mecanografiar los ingredientes y Mr. Mix los agregaba al tazón; Lo peculiar de esto es que a medida que se avanzaba en el juego los ingredientes eran cada vez más extraños, apareciendo palabras como ratas, sangre, cráneos y otras palabras desagradables.

 

La velocidad con la que se tenía que mecanografiar los textos que aparecían en pantalla lograba hacer que estos pasasen casi desapercibidos y quedasen con un tono más subliminal.

 

Otro aspecto inquietante del juego fue el diseño del propio Mr. Mix que era un hombre grande y gordo, con la cara redonda, grandes ojos redondos y brillantes y manchas rojas en las mejillas.

 

La mayoría de los niños aseguraban tener pesadillas vívidas de Mr. Mix hablándoles en voz baja, ronca y amenazándolos de no hablar de algo. Sin embargo, ninguno de ellos pudo recordar exactamente lo que era.

 

Un psicólogo reportó haber sido perturbado por la gran cantidad de terror en los rostros de los niños mientras relataban los detalles de la pesadilla.

 

Muchos de los niños rompieron a llorar en el proceso, rogando por sus padres para “salvarlos”. Sin embargo, sin relación directa con el juego ya que no en todos los casos se producía los mismos efectos.

 

Por razones obvias, el juego no se vendió muy bien y se mantuvo en una relativa oscuridad hasta hace unos años. Unos hackers se hicieron con una copia del juego y empezaron a investigar sobre él; Consiguieron llegar al nivel 5 sin demasiado problema pero lo que encontraron, sin embargo, era extremadamente preocupante y ha causado que muchos de ellos a abandonasen la expedición por completo.

 

De acuerdo con los informes de estos hackers que dejaron atrás la expedición, el juego se comporta de manera extraña, los gráficos comenzaban a falla, surgían Glitches y la pantalla parpadeaba, inclusive si el quinto nivel se pasa por alto. Este se bloquea y se cierra violentamente, importando un montón de archivos en el directorio System32 del usuario hasta el punto de que la ROM se llena casi por completo.

 

Estos archivos eran, cuadros de la gente con rostros horriblemente deformados, que aparecen a gritar de dolor y agonía con los ojos sangrando y su capa externa de la piel desgarrada en varios lugares.

 

Si el usuario intenta eliminar estos archivos, el ordenador se bloqueará y saltará una blue screen (pantalla azul), causando un daño irreparable en el disco duro.

 

Los hackers descubrieron que esto fue causado por un error de programación detonador en la ROM del juego que se desencadenaba cuando el quinto nivel se completaba. Después de eliminar esta secuencia fueron capaces de pasar al siguiente nivel, el sexto y último.

 

Por desgracia, todos los hackers originales se negaron a discutir lo que vieron en el último nivel. Todos ellos llegaron a ser extremadamente paranoicos y solitarios, negándose a hablar de cualquier cosa relacionada con el juego y mostraban síntomas asombrosamente extremos de estrés post-traumático, pero se logró rescatar un poco de información gracias a sus diarios personales y a la cooperación de unos psicólogos que trataron a uno de los miembros.

 

En el nivel 6 las palabras a escribir eran cada vez peores, el audio era sumamente distorsionado, pero el equipo de hackers fue capaz de hacerlo un poco más audible y poniéndole algunos filtros era fácil escuchar los gritos y los gemidos. Los glitches gráficos se ralentizaban mostrando lo que realmente eran, fotografías horribles de asesinatos, violaciones y torturas, mayormente contra niños.
Y una fotografía horrible de un hombre obeso con traje de chef ensangrentado y una máscara de títere sonriente para ocultar su rostro, rostro que aun nadie ha podido desenmascarar.

 

La mayoría de ellos dejaron de ser capaces de formar frases coherentes y en poco tiempo, todos ellos desaparecieron, además de  todas las copias restantes del juego.

 

A día de hoy, nadie sabe lo que había en ese juego que les causó tanto daño psicológico. Tal vez sea mejor así.

 

Dos años después de este incidente, un hombre fue arrestado después de intentar secuestrar a una niña de ocho años en una tienda de comestibles. El hombre fue identificado como uno de los hackers originales que vieron ese último nivel.

 

Llevaba un sombrero blanco de chef y tenía una mirada de inefable maldad y locura en su cara. Cuando fue interrogado, el hombre se limitó a decir una cosa.

 

“Yo soy Mr.Mix”